The Jynx, haciendo de la realidad un programa de televisión

TheJinx

“I’ve not tell the whole truth. Nobody says the whole truth”

Robert Durst

Un caso real. Unos testimonios reales. Personas de carne y hueso muertas. Alguien que se sienta en el banquillo de los acusados. Otros que decidirán si es culpable o no. Y, ante todo, una nación mirando el mediático caso de un millonario neoyorkino acusado de asesinato. Esto es The Jinx: The Life and Deaths of Robert Durst.

Si traducimos el nombre de la serie, se nos presenta a un “gafe”, una persona que está rodeada de mala suerte (o eso afirma él) y que, después de muchos años en silencio sobre su acusación de asesinato, por fin se pone delante de una cámara para repasar su historia, la verdad que él quiere contar. Pero esta verdad no estará sola, se nos contará la versión de amigos y familiares de la víctima, además de los policías que estuvieron implicados en el caso.

Al igual que en la serie de podcast Serial, The Jinx reabre un caso viejo pero truculento, con muchos matices para desvelar, años después del juicio, si se ha hecho justicia, si el acusado era más inocente o culpable de lo que se creía. Pero, ¿cómo surge esta serie? En 2010, el director Andrew Jarecki (Capturing the Friendmans) estrenó la película Todas las cosas buenas, donde, basándose en unos hechos reales, contaba la historia de un marido poderoso acusado de matar a su mujer. Jarecki tenía clara una cosa, quería hacer una película que “el asesino pudiese ver y tener una reacción emocional”. Poco después del estreno el director recibió una llamada “¿Tendría sentido que usted me hiciese una entrevista relacionada con lo que se cuenta en la película?”, era Robert Durst, marido en el que se basaba la película, y futuro protagonista de The Jinx.

Esta serie tiene la capacidad de mostrarnos a lo que muchos considerarían, un monstruo moderno, al cual temes no solo por sus acciones, sino por el desconocimiento de si realmente las ha cometido. Entre otras cosas, The Jinx nos muestra las dos caras que tiene un juicio, dos caras que buscan justicia, pero una justicia muy distinta. Durst se defiende como puede de todas las acusaciones que le llegan, mientras que amigos y familiares de su mujer desaparecida harán su propio trabajo de investigación para desenmascararlo. Además, al mismo tiempo, está todo un país mirando; mirando y opinando.

Al ver esta mini-serie documental de seis capítulos creada por HBO tenemos que hacer algo que nos resultará muy difícil, recordar que es una historia real. No estamos delante de un Operación Palace de Salvados, no esperéis tal giro. Esa persona que está delante de nuestras pantallas contándonos su trágica historia, posiblemente sea un asesino. Esa madre, que se sentará para opinar sobre él, ha perdido realmente a su hija y no sabe dónde está. Vamos a ser testigos y jueces de crímenes que se cometieron, así que, prestad atención a las pistas y que nada se os pase, ya que cualquier testigo o prueba puede ser fundamental… ¿Es el viejo Bob Durst culpable?