¿Qué es el puto Get Down?

Son los años 70 en Nueva York y muy lejos del atractivo que desprende ahora la ciudad, mi viaje en ‘The Get Down’ ha pasado de Manhattan o Brooklyn para acabar en el Bronx, un barrio tan destruido como lleno de esperanza. Allí se mezcla el vandalismo con la pobreza, la quema de edificios con la corrupción política, pero también el éxtasis de la música disco con el nacimiento del hip hop, creando un maravilloso caos que viene ‘scratcheado’ con mucho estilo y mejor música. Eso sí, no tiene el ‘hype’ de ‘Stranger Things’ ni la gente no ha llenado Facebook con sus vídeos, pero esta producción de Netflix tiene más ‘swag’ que Lory Money y un estilizo que ni Jared Leto, aunque si vienes en busca del mejor hip hop no va a ser tu favorita.

Pero yo desde el primer minuto me creo que vivo en el Bronx, paso de las movidas políticas o familiares y sólo quiero las bambas Nike de Shaolin Fantastic (Shameik Moore) porque son una puta pasada. De hecho pienso colarme en una fiesta donde Grandmaster Flash esté utilizando su ‘Get Down’ y volar con mil personas más, todos con esas “pastillas para superhéroes”. Es más, me gustaría ser Ezekiel ‘Books’ Figuero (Justice Smith), aunque para eso me toque ser colega de Jaden Smith, el hijo de Will Smith que sigue intentando actuar con asombrosa impasibilidad. Y es que claro, me veo quemando la pista de Les Inferno con Mylene Cruz (Herizen Guardiola), un local que por cierto está inspirado en el Club 731 de Nueva York, aunque en esa misma época había otro llamado ‘Inferno’ en la ciudad.

Devorados los seis capítulos de la primera temporada tan sólo puedo darle las gracias al pintoresco Baz Luhrmann (‘Romeo y Julieta’, ‘Moulin Rouge’ o ‘El gran Gatsby’) por imaginar esta serie hace diez años cuando vio en París una foto de dos jóvenes neoyorquinos, aunque también tenemos que pegarle una pequeña colleja por su visión tan personal del hip hop. El creador de ‘The Get Down’ sabe mucho de cine, pero andaba un tanto perdido con el mundo de las series como dijo en Entertainment Weekly, aunque gracias a Dios-Netflix estuvo rodeado por un Dream Team mejor que el de Barcelona 92. Nombres como Kurtis Blow, el periodista George Nelson, el mítico DJ Kool Herc y sobre todo el rapero Nas, quien creó la banda sonora. Pero además también participa Joseph Saddler, más conocido como Grandmaster Flash, quien tiene su homenaje en esta producción como un pionero en la mezcla musical del hip hop. Lo mismo sucede con Nas, que a pesar de no haberla ‘petado’ todavía con la banda sonora -tiempo al tiempo-, su vida ha sido clave para crear el personaje de Books.

Una vez vista ‘The Get Down’, ahora mismo no quiero ni imaginarme en una fiesta donde el DJ ponga ‘pachangueo’ desde un maldito ‘pen drive’, porque además de querer dejarme el sueldo en vinilos también me ha enganchado toda la parte basada en hechos reales, como que el personaje de Dizzee (Jaden Smith) y su estilo grafitero, que está inspirado en dos artistas callejeros del Bronx llamados Crash y Daze. Lo mismo pasa con Shaolin Fantastic y su pasión por el Kung-Fu, porque tanto el baile como los movimientos de estos personajes tienen como referentes a Michael Jackson o James Brown, pero también a Bruce Lee. Los contrastes y esas mezclas entre los protagonistas que me atrapan cuando se centran en el hip hop es lo que interesaba de verdad a Luhrmann, que en la ya mencionada entrevista se preguntaba “¿Cómo de una ciudad que estaba en sus momentos más bajos, salvaje, fuera de control, pudo surgir algo completamente nuevo?”.

Pues la respuesta está en ‘The Get Down, una serie que arranca recordándome a la mítica ‘West Side Story’ de Robert Wise con unos renovados Romeo y Julia, pero que termina cogiendo los tintes musicales de ‘Fiebre del Sábado Noche’. Aunque la música disco nos intenta embaucar con canciones legendarias como ‘Daddy Cool’, ‘Black Men In A White World’, ‘Disco Inferno’ o ‘Bad Girls’ que se pueden escuchar en esta lista de Spotify, nada me seduce como el hip hop y esas batallas entre raperos que se ganan con un ‘Set me free’ o rimas como “Shaolin es el DJ al que llamamos director, porque Shaolin Fantastic es un hijo de…” de los ‘Get-Down Brothers’. De momento están subidos a la plataforma los seis primeros capítulos, pero quedan otros seis que se encuentran en postproducción, esperando al resultado y la respuesta de los seguidores, otro de los experimentos que cocina Netflix bajo la sombra (ha costado más que la T6 de ‘Game of Thrones’). Y tú, ¿todavía no sabes lo qué es el Get Down? Pues prepara los platos, dos vinilos, sujeta esta cera de color y que empiece el ‘scratch’.