¿Qué te pasa, Clint?

Yo te quería, lo sabes ¿no?, te profesaba mi profunda devoción y cada película tuya la veía enfocando mis ojos hacia la casa de Walt Kowalski. Algo ha cambiado últimamente, ¿qué sucede? Ya no eres el mismo, que si ‘Más allá de la vida’, ‘J. Edgar’, ‘Invictus’ o ‘Jersey Boys’… Esta última ni la he visto, se me ha pasado… ¿Cómo puede ser? Yo te veía, yo te seguía.

El Clint Eastwood que me conquistó con Mystic River, Million Dollar Baby o Gran Torino no hubiera permitido esto. Ese hombre hizo que volviera atrás en su filmografía y me enamorara de Bird, de Sin Perdón y hasta de Los puentes de Madison… Clint, déjame tutearte, ¿de verdad crees que el Sargento de Hierro habría permitido esa caracterización de Leonardo Di Caprio como Hoover?

Clint

El Frankie Dunn que entrenaba a Hillary Swank y a Danger Barch “Peligro” no hubiera permitido ese bebé de plástico en ‘American Sniper’, el mejor actor de la peli según Funny or Die (echadle un ojo al vídeo porque es una risa), ni tampoco, y esto es lo peor de todo, habría propiciado que Bradley Cooper estuviera nominado por tercera vez consecutiva. ¿Por qué, por qué? Gente, ¿qué os pasa con este hombre? Vale, justo en esta no lo hace mal, pero joder, ya parece Ronaldo (el de ahora) con el Balón de Oro. Esperemos que no haga un Rajoy y termine ganando a la tercera…

De acuerdo Clint, en tu defensa diremos que del proyecto se habían bajado David O. Russell primero y Steven Spielberg después, que lo cogiste ya en marcha. ¡Era una señal, tíoooo! Vale que seas un republicano confeso y un patriota, lo entiendo. Eh, y se te perdona, aunque te odie por eso yo soy tan incoherente como el resto del mundo y lo puedo pasar por alto. También me gusta el cine de Sánchez Arévalo y es del Real Madrid, qué se le va a hacer.. no todo el mundo puede ser como Berlanga o Paco Plaza.

El caso, amigas y amigos, es que el viernes se estrenó en los cines españoles ‘El Francotirador’, siempre rodeada de varias controversias. Nominada para seis de los premios Óscar que se entregan esta noche, una de ellas surgió cuando ningunearon a Selma para estos premios. La comunidad negra, incluido George Lucas (sí, el de Star Wars; que sí, que es blanco) insinuó que era un ejemplo de cómo operaba el conservadurismo de la academia. ¿Se podría hablar de racismo? Pero es que también Michael Moore llamó “cobardes” a los francotiradores y Seth Rogen hizo un paralelismo entre esta película y la que presentaba Goebbels en el final de ‘Inglorius Bastards’.

En mi opinión, esta no es una película bélica como ‘Cartas desde Iwo Jima’ o ‘Banderas de nuestros padres’. Dicen que tampoco es un panfleto político, que habla sobre las consecuencias físicas y psicológicas que sufren los soldados tras la guerra. Es verdad; Clint lo dice y yo me lo creo. La cuestión es lo que se viene hablando desde su estreno en EE.UU. y es si los francotiradores, con sus asesinatos a sangre fría, pueden ser considerados héroes.

Clint2

El film está basado en el libro autobiográfico de Chris Kyle, un condecoradísimo soldado americano que tiene confirmadas a sus espaldas más de 160 muertes. A ver, un tipo que escribe textualmente “los enemigos son salvajes y despreciablemente malvados” o “mi único arrepentimiento es no haber matado a más”, ¿merece un homenaje? ¿Lo merecería el asesino de Martin Luther King? ¿Y el de John Fitgerald Kennedy? Bueno, tampoco vamos a hacer demagogia con esto porque no es la misma situación, pero es una muestra de que crímenes así no deberían ser consideradas como algo heroico. Fueron ellos los que invadieron Irak, por lo que no hablemos de defensa propia ni de salvar vidas, nunca debieron estar ahí. O al menos no de esa manera. Hasta Michelle Obama le ha recordado a Clint que está confundiendo a esos “salvajes” iraquíes con lo que sucedió en Vietnam. No sé, tal vez yo esté demasiado influenciado por el “izquierdismo” del que habla Sarah Palin, encantada con la película (lógicamente), pero no me gusta tener la sensación, en muchos momentos, de estar tragándome un panfleto.

Al final se me ha ido el artículo de las manos, no quería meterme tanto en este sarao político, pero es que ni me gustó el tema, ni cómo se trata. Supongo que preferiría ver a Clint tratando sus películas como en ‘Timbuktú’, que muestran una realidad verdaderamente preocupante. O sí, que hiciera más sobre las consecuencias de la guerra en una persona, pero que se acerquen más al estilo humano de Gran Torino, con todas las banderas y coches americanos incluidos. La verdad, nadie estaba criticando el patriotismo, es que echo de menos al mejor Clint Eastwood. Con todo lo que nos has dado…