El pasado siempre vuelve a Cafe Society

A pesar los esfuerzos, el traslado a Nueva York y de haber rehecho su vida “el pasado siempre termina volviendo”, dice Bobby Dorfman en ‘Cafe Society’. El personaje interpretado por Jesse Eisenberg en la última película de Woody Allen quiere comerse el mundo en Hollywood y, aunque arranca sin comerse una rosca, pronto termina haciéndolo con Vonnie. Ella es la hipnótica secretaria de su tío Phil (Steve Carell) a la que da vida Kristen Stewart, quien posiblemente haya realizado el mejor trabajo de su carrera junto al filme ‘Siempre Alice’ (2014).

Los dos jóvenes actores son protagonistas en la película más coral que recordamos del director neoyorquino desde ‘A Roma con amor’ (2012), aunque escrita y realizada con muchísimo más acierto. Situada en Los Ángeles y en una de sus épocas más glamorosas para el cine, los años 30, Woody Allen vuelve a hacer pequeños homenajes a leyendas como D.W. Griffith, Gloria Swanson y menciones a un joven Billy Wilder, todo mientras nos sacude con sus giros y detalles de guión tan particulares en su estilo. Haciendo referencia a este último cineasta y su película más valorada, ‘El Apartamento’ (1960), es imposible no fijarnos (una vez más) en la destreza estilística que Allen aprendió del genio nacido en el Imperio Austrohúngaro allá por 1906.

La sutileza en el guión a la hora de presentar conflictos y enlazar personajes, como esa escena con la carta de Rodolfo Valentino o las revelaciones amorosas entre tío y sobrino, ya forman parte de una lista con secuencias inolvidables en su filmografía, tanto en la forma como en el fondo. No obstante, lo más destacable o novedoso de esta película es el tono romántico de la misma, mucho mayor de lo que nos tiene acostumbrados. Y es que resulta imposible no relacionar el cine de Woody Allen con una historia de amor, tanto como sorprendernos porque haya una trama de misterio o menciones a la disyuntiva sobre la religión judía, por lo que evidentemente también lo tenemos en esta interesante, entretenida y bien realizada ‘Cafe Society’.

Y es que “la vida es una comedia, escrita por un comediógrafo sádico”, como dice el joven Dorfman en la película, una frase que podríamos aplicar perfectamente a nuestras vidas. Porque si ayer decíamos que todas las canciones con nombre de mujer hablan de ella, este filme nos lleva a revivir los fantasmas del pasado que pelean con nuestro presente, esos que vuelven cuando menos te lo esperas, metiéndonos en esa encrucijada que sólo puede terminar con una decisión. ¿Nueva York o Los Ángeles?

Pd: hemos dicho que en la peli sale Steve Carrell, ¿no? Pues ya está, no hacía falta ni comentarla.