Son las doce y pico y acabo de llegar
no sé cómo mis amigos me soportan
justo cuando algo empieza a ponerse de buen rollo
me tengo que marchar.

Voy a pedirme una copa
a pasar la noche rodeada, pero sola
aunque sola me lo paso bien
– vaya, que realmente no quiero que me hables, joder -.
Pongo un par de temas para animar la pista
porque aún es pronto,
porque aún todo
puede pasar
y “I try not to be so hard not to be so hard on myself
mientras desde mi observatorio
veo como empiezan a jugar el juego
todo en orden
orden
orden
triunfadores que triunfan
raritos que rarean
– el gran tiburón blanco se acerca a su presa-
y “love, love will tear us apart, again

La cabina es un espolón donde rompe la marea de alcohol
y vuelve a pedirme el mismo tema el primero
o el segundo
o el tercero
“Y el tema que te he pedido, ¡no lo has puesto!”
“Y después de ese tema de mierda,
no sé cómo te puede gustar la música que yo quiero.”
O
Es que es mi cumpleaños…
Es que es mi despedida….
es que no venimos nunca por aquí…
es que somos de Madrid,
nos
puedes
poner
des
pa
ci
to
I’ve been infected, with restless whispers and cheats
Pero a veces, pero por fin, pasa una mujer,
que no quiere ligar, ni flipar, ni joder
y solamente dice – ye, ¡qué temazo acabas de poner!-

Y ya no sé qué hora es,
pero en realidad cuento mi historia porque yo no sabría estar
de otra manera
porque si se acabara el mundo yo solo querría cabalgar
las notas hasta la eternidad
(Son mi máquina del tiempo)
Y pliego las memorias en un camino que casi puedo tocar
Tanto despropósito sirve,
de algún modo,
para alcanzar la verdad.
And if you close your eyes
does it almost feel like nothing’s changed at all?

Pero sí, estoy harta de ver al mismo tío
-ese que pasa por mi jaula a hablar conmigo-
que intenta ligarse a todas las tías y le funcione
la misma mierda todas las noches
estamos tan aislados
que si tocas nuestra piel, nos deshacemos
y allí esta él y ahí esta ella y cualquier cosa les vale
y mientras en mi puesto abierto,
– si a alguien no le vale nadie –
relumbra mi luz de información sobre la cabeza
D I S P O N I B L E, ven a hablar conmigo
seré el contenedor de tus lamentos
inamovible, sonrío bajo la suciedad de tus fragmentos
y sabes, – yo también pincho –
dice el que no se ha gastado un euro en música
y sabes – yo te podría enseñar –
dice el que acaba de empezar a pinchar
y sabes – ¿cómo pinchas este musicón? Y tu novio, ¿dónde está? –
You don’t have to be beautiful, to turn me on!

Pero aparecen, como el mesías nocturno,
siempre hay algunos
Esta vez de unos 40 y largos,
mirándose solo entre ellos
con un escudo de defensa contra el ataque de la tontería
contra la erosión de lo potencial
contra la mentira de la mejoría
Creyendo firmemente en su castillo de cotidianeidad
Viendo con dulce ironía su mediocridad
reflejada en los ojos del otro, porque
death or glory becomes just another story

Mientras los demás a su alrededor
– garrapatas nocturnas sedientas de sangre –
ya se han quitado sus anillos
y quieren hincar el diente envenenado
en otra carne que les haga sentir vivos
y “no mires a los ojos de la gente, me dan miedo, siempre mienten

Porque al final de la noche todo da igual
todos nos despojamos de nuestra piel persona
y animalamos
unos lamiéndose las heridas en soledad
astas asomando de cada espalda
ballenas encalladas sobre la arena de la posibilidad
el casado, soltero
el hetero, gay,
el que tenía criterio arrodillado ante su rechazo anterior
And if I burn down the city,
Would you put out the flame?
La noche despoja su disfraz
Las personas han perdido las formas
Las miradas son trincheras
Y todos somos vulnerables

Creer en el fantasma de algo mejor
es tan fácil que
la música,
y solo la música,
nos salva.

 

poema de Catalina Isis Millán