En la que tan bien dormía

En la que tú también solías

Ahora es una bañera de porcelana

Donde sudo las resacas

 

Deberías saber ya que a las tías les gusta el plomo.

 

Cruzo los tejados

Haciendo equilibrismo sobre canalones

Llevando las noches de borrachera

Por el largo camino a casa

Hasta mi almohada rellena de plumas y alquitrán

 

Ella no es cualquier cuerpo desnudo

 

Ella

Que me esperaba y me sonreía y me decía: holi

Comprendía el género de mis secretos

Me dejaba resbalar por la suave seda de su sexo

Se vestía ruborizada como avergonzada de su belleza

 

Si vuelas muy cerca del sol ya sabes lo que te espera.

 

Al menos ahora, al menos

Puedo

Ahora que ya

No sé

Lo estoy intentando

 

Esto no es una competición. No trates de expresar cuánto me has querido con miles de versos que crees que me debes.

 

Su sonrisa de doncella oriental

Su olor a repostería recién hecha

Su cara hinchada por la mañana

Su cálida piel de hogar y descanso

Ya no recuerdo cómo eran

 

No me haces falta cariño, tengo una fleshlight

 

Levántate de la cama

Ve a la cocina

Desayuna en la misma posición todas las mañanas

Sal a la calle dejándote a ti mismo atrás

Da los buenos días como si nada

 

En la hoja del cuchillo para pelar cebollas que me regaló se puede leer: no tengo claro lo que siento.

 

Amar es perder, pienso

Mientras apuro la última botella vacía

Y me dejo arrastrar al fondo

Dejando mi habitación, mi casa, mis padres, mis recuerdos, todo

Centelleando en la vidriosa superficie estrellada

 

“The greatest thing you’ll learn is just to love anb be loved in return”

 

No era mi destino

No era mi mejor amiga

No la respiraba en su ausencia

No era nada de eso

Aunque en realidad creo que sí

 

Estoy cansado de volver a empezar otra vez con alguien distinto cada vez

 

Las calles mojadas todas llevan su nombre

Bebo copas de más para no echarla de menos

Un coro de bajos bombea re menor en mi pecho

¿Y si le digo que la echo de menos? ¡Jamás!

Sé que un día la veré: hola qué tal muy bien y tú bien también

 

Solo quiero saber cómo puedo hacer para recordarte