poema Catalina Isis 


Quizá la única forma de entenderse es el silencio.
No nace nada nuevo sin sangrar.
Los pensamientos están manchados de intenciones propias y sal.
Visto al otro mis miedos, y así puedo
Odiarle
Atacarle
Mancillarle
Violarle
Sin dolerme más que la elástica conciencia.
No nace nada nuevo sin sangrar.
Cuando yaces destruido y te remueves,
manchado del plumaje del valor
pienso: qué tontería querer romperte,
hecho como estás de los mismos añicos que yo.