Hay un millón de razones para ser feliz, ¡sonríe!

Si no encuentro mi media naranja, será que soy la pera.

Melenas al viento, y a vivir el momento.

“Tú puedes con todo”

Mira, no puedas con todo,

no te toca hacerlo todo

¿la ropa? limpia

¿el niño? Come

¿el suelo? Brilla

¿trabajo? Hecho

¿orgasmo? Bueno…

No puedas con todo

ni quieras.

“Que tus sueños sean más grandes que tus miedos.”

Si me educan con el miedo

¡ten cuidado! ¡no hagas eso!

¡no se corre! ¡no lo toques!

¡no se chilla! ¡estate quieto!

¡vuelve pronto! ¡castigado!

deja que tenga miedo

deja que caiga al suelo

deja que me equivoque

deja que me aburra y esté triste

pero sobre todo,

deja de protegerme.

“Hoy me he puesto una sonrisa que combina con todo.”

por qué es necesario sonreir

por qué es necesario aparentar

por qué es necesario, ¡estoy muy bien!

cuando en realidad no lo estoy

pregúntame de verdad,

mirame y di, ¿como estás?

No esperes un, todo genial

y entiende si quiero llorar

que no por eso soy más débil

ni menos feliz si no sonrío

la vida puede ser una mierda

¿y qué?

Una taza no lo arregla

“Hoy voy a conseguir todo lo que me proponga.”

¿Todo? De verdad, ¿todo?

¿Acaso morirás mañana?

¿y qué harás cuando lo tengas todo?

Yo decido que hoy

no saldré de casa

hoy comeré

grasas saturadas

Hoy no quiero ser

te digo que no

soy antisocial

y me quiero encerrar

no quiero más metas

ni ahogarme en ellas.

No lo quiero todo.

“Podríamos dar la vuelta al mundo, y nos volveríamos a elegir.”

Verás,

quizá no te elija de nuevo

quizá no quiera elegir

quizá quiero estar sola

sin vivir el momento

ni esperar a nadie

sin mi media naranja

ni mi media pera

sin sonrisa perfecta

ni ¡todo es posible!

sin tonos pastel

ni filtros ni muffins

ni frases ni likes

ni hashtags ni pollas

Mr. Wonderful, que a tus tazas y a ti,

os den por el culo.

poema de Marta Fornés