Me lancé

Me lancé,
me lancé por fin a las profundidades de los miedos y,
después de todo,
no había nada.
Dejé de lado el paracaídas,
los chalecos antibalas
y las corazas del pasado.
La miré a los ojos y me lancé.

Me lancé por fin y, por fin, amé.

candy_heathledger

Amé con todo y con todas las consecuencias
porque acaso existe otro modo de amar.

La amé desde el primer segundo en que me dibujó una sonrisa
y me dio dos besos.
Alcé su nombre sobre todos los posibles futuros
y nunca vi un camino tan claro como el que se me abría a su lado.

Encontré en el fondo de sus pupilas
el fuego con el que querer arroparme cada noche.
Desperté de una batalla que llevaba años golpeándome,
y, ¿saben qué?
Por una vez, vencí.

Sin reino y sin corona hallé mi reina.
Llamé hogar a cada lunar de su tripa
y tendí las costuras rotas del pasado sobre su piel.

Perdónenme,
supongo que vengo a decirles
que por fin entendí aquello de que la magia es mucho más bonita
si no nos sabemos el truco.
Que saber de más era perderse los detalles que la hacían única.
Y ella, valía la espera de todos los secretos de la luna.

Me lancé.
Me lancé y caí.

Caí sobre el árido suelo de la realidad,
sentí el calor del asfalto sobre mi piel
y el mundo entero se volvió invierno.

La vi alejarse,
quebrando el camino a su paso, abriendo grietas al abismo.
Ahora, la miro desde el último sitio donde se dignó a dejarme,
es decir, desde lo más bajo.
Ventana con vistas a la nada,
la esperanza voló con sus ganas y yo,
que recojo los pocos pedazos que quedaron limpios de un corazón cansado,
reúno las fuerzas para que un día,
la mire de nuevo a la cara, a esos ojos,
y le diga
mira: me lancé y te amé, ¿y sabes?
No me arrepiento.