Otro verano más. Pasa todos los años. El verano ya está aquí, el verano ya llegó, para hacerte feliz. Y la fiesta comenzó. Es el momento de…: ¡los festivales, chavales! Y muy especialmente es el momento de…: ¡los festivales indie!

Hay tropecientos mil y tú vas a ir a cinco por lo menos.

Los festivales indie suelen destacar por tener chicos con barba, chicos con camisas
feas, chicas con flequillo, cachis de cerveza, kachis de tinto, katxis de cocretas (hola
máma) y muy buen rollo, rollo de jajá jijí, no de follar, de ese en mi grupo no hay.
Pero, ¿y si también tuviesen drogas? Todos sabemos que los indies no se
drogan (#jej), pero ¿y si lo hiciesen? ¿Cómo sería? ¿Qué drogas tomarían? ¿En qué
escenario? ¿En qué conciertos?
Vamos a intentar situarnos en cualquier momento del verano de cualquier festival
indie con las drogas que más toma la gente indecente en otros festivales.

Alcohol.-
El alcohol etílico o etanol es la droga que se encuentra en las bebidas alcohólicas y a
ti te gusta, mucho.
Es un desinhibidor, “deshinibide y eso”. Es el “si se cree y se bebe, se puede” y el
culpable del 80% de las calabazas, otro 19% es que “contigo no bicho” y un 1% es
que tiene novio.
Anoche fue duro y no hay nada mejor que la borrachera del día después de la
borrachera. Vas camino de la Plaza del Trigo y no paras de beber, son las 11:30 y tú solo bebes,
no sabes de dónde coño salen tantos litros pero bebes, te sientes bien, fuerte y
entonces suena,… y tú vuelas, vuelas entre pistolas de agua.


Cocaína.-
Este polvillo blanco procedente de las hojas de coca (como ya sabréis todos l@s
flipad@s de narcos) es un estimulante que te hace sentir energético y conversador, también viene muy
bien para perder peso puesto que pierdes un poco el apetito.
Se toma en rayitas o filas que dependiendo de su tamaño se pueden llamar
“fideitos” (pequeñas) o “segovianas” (XXL). También hay quien la fuma.

Después del “café y postre” ahí es cuando de la mesa se levanta un amigo, y detrás
otro y luego otro. Esa es la escapada buena, no puedes quedarte atrás y que te pille
el abanico como si fuera una etapa del tour. Entras tímido pero sales como relaciones públicas del festival, el bar se te queda pequeño, muy pequeño y necesitas aire así que sales a la calle y llegas a otra plaza
donde quieres variedad, petardeo y saltar, saltar muy ¡arribaaaaa!!


SPEED.-
Para los coleguis “Pitxu” o “cómo pica esta mierda ¡joder!”. Es una anfetamina
estimulante que se llegó a usar en la 2ª Guerra Mundial dándosela a los
combatientes y es que cuando te la tomas podrías, de la mano de tus colegas,
invadir Corea.
Cuando las fuerzas flojean por la tarde/noche tu entrada y salida del baño puede ser
lo más parecido a la escena de lluvia de estrellas en plan entra Honorio y sale Rocky.
Y cuando sale Rocky no hay nada que le siente mejor que en ese momento se suban
ellos al escenario y canten esto…


CRISTAL.-
También hay quien lo llama M. Los Piratas le dedicaron una canción muy bonita en el disco Manual para los Fieles. No solo es una de la favoritas de MacCulay, también es una de las que más está pegando de un tiempo a esta parte. Suele ser consumida de manera oral (chupa el dedito) o mezclada en la bebida, y su
efecto es: “y yo volé” “y me hiso volar” “y yo volé de él”.
Cuando en el grupo ves que solo los elegidos beben de un litro en concreto, del cáliz
sagrado, de ese que su valor ha aumentado al salir de la barra, ahora cuesta alrededor de 40€. Chúpate esa Primavera Sound.

Tienes que probarlo, quieres probarlo y vas a probarlo. Bebes y bebes y vuelves a beber, y de repente estás en la arbolada. Todos están en la
arbolada y allí arriba está ella. Sí, ella.

PASTILLAS.-
Con las pastillacas antes de nada vamos a recordaros el consejo de Hulk Hogan
https://www.youtube.com/watch?v=_sPiXgJk8cw adjuntar con la palabra hulk
hogan
De esta anfetamina hay miles de tipos con diversos efectos desde no puedo parar de saltar y mi boca es una máquina de escribir hasta “peace and love” sois todos mis más mejores amigos. Normalmente están asociadas al primer caso y seguramente a eso de la una de la mañana del último día de festival un amiga se acercará a ti apuntándote con el dedo y tu pensarás que hoy sí, hoy cae, pero no, lo que cae es una pirulilla dentro de ti y
sin darte cuenta empezarás a dar botes cuando suenen ellos:

 

KETAMINA.-
También conocida como “no me jodas, si eso es para caballos” es un anestésico que
produce una sensación de viaje psicodélico o separación de cuerpo y mente que
puede provocar esquizofrenia, paro cardíaco y más cosas guays. Es la droga que menos oirás que la ha probado la gente, pero que también está ahí y que en algunos festivales se da a altas horas de la madrugada. Por suerte en el
mundo indie, como todas las demás, no se da. Se compra LOL.
Y es que el festi ha sido duro, no queda ni un grupo por tocar, te desalojan del
recinto, últimas fotos, últimos abrazos, el grupo se rompe y solo vosotros tres sacáis
fuerzas y lo que no son fuerzas para andar hasta el pueblo y cerrar con lo djs.
Allí dentro ves más agua que copas, miras a tu alrededor y la gente hace
movimientos extraños, con sus ojos cerrados y su baile sacado de cualquier tarde de
cualquier edición de Woodstock. “¿Qué pasa aquí?” preguntas. “Dime si tú quieres volar” te responde ese muchacho extraño pero muy de fiar. ¿Cómo no va a ser de fiar si está a las 6 de la mañana en los djs el último día de festival? Hombre, por favor. No hace falta que vayáis a la parte de atrás, allí mismo te acerca un dni con una
esquinita blanca y, amigo, el globo empieza a moverse y a alzarse al cielo del bar del pueblo. Son las 7, son los djs y tú empiezas tu penúltimo viaje. Pásalo bien que ya eres uno más.

PORROS.-
También conocidos como cigarros de la risaca. Es el cilindro ese que actúa como relajante y produce sensación de bienestar, siempre según los consumidores. Está claro que también es altamente adictivo y perjudicial.
Suele ser la droga más común, de hecho hay gente que ni lo considera droga, de hecho nunca los he visto en los festivales indie. Claro, ya hemos dicho que allí no se consume. Alcohol na más.
El camino al camping es duro, muy duro, el globo de ketamina se ha desinflado, pero
al acumulo de drogas de hoy te hace recorrerte el camino al Garito – Camping en un
tiempo de 12min 24seg instaurando un nuevo record veraniego. No puedes dormir, te entra ansiedad (efecto de las drogas), te levantas, vas a mear, no meas, andas, sales fuera, entras, vuelves a mear, a intentarlo, te cagas en la puta 1500 veces… Para tu suerte, alguien que anoche no salió y está recogiendo su tienda te ve y como
buen fumador de porros pues es enrollado y te lía una cosita y te la da, te dice que te
sientes en la silla, te tapes con una manta, te relajes y pienses en estos tres días. Tú lo haces, te relajas, piensas en ese momento en el que casi ligas (cuando digo casi ligas es cuando cediste tu turno en la cola para recargar la pulsera y te dijeron gracias, si eso no es ligar…). Y entre pensamientos, una melodía llega a tu mente y caes, caes del todo como un héroe, has llegado al final como un winner. Descansa campeón, el año que viene más.

Ante todo decir que con esto no apoyamos el consumo de ningún tipo de droga que
de sobra sabemos que son perjudiciales para la salud y el bolsillo. Y que tampoco tiene nada que ver los grupos de música o festivales en los que se sitúa esta improbable escena, por favor no nos la cojamos con papel de fumar. Abrazos, besos y nos vemos en los baños festivales.