La paz siempre tuvo nombre de mujer

La paz es esa sensación de haber encontrado el momento perfecto de tu vida, observar el humo saliente de un pitillo con la luz apagada, beberse una copa de whisky a la salud de un recuerdo y sonreír porque una vez hiciste eternamente feliz a alguien.

La paz soy yo buscándote entre susurros, tu sonrisa provocándome un baile con tus caderas o la sensación de ver cómo te muerdes el labio inferior antes de besarme.

La paz somos tú y yo encontrándonos entre orgasmos, acariciar tu piel desnuda con el roce de mis labios y contar las pecas de tu cuerpo a golpe de beso.

LaPazNombreMujer

La paz es escuchar tu canción favorita a oscuras, aunque ésta sea los susurros que se escapan de tu boca, cuando no puedes ser tú, ni yo. Solo nosotros.

La paz es verte levantar por la mañana y guiñarme un ojo pidiendo guerra, cerrar los ojos y leer en tus pechos desnudos los mejores versos que se hayan podido escribir.

La paz es disfrutar de ti, cada noche, cada tarde y cada mañana. Reír a carcajadas por lo que sea y encontrar en cualquier pared la cama más blanda.

La paz es disfrutar del modo en el que me arrancas las camisas, te deshaces de mis vaqueros y entre abres tu boca cuando quieres más porque no eres capaz de cerrarla.

La paz es el recuerdo en el sofá, con una copa de whisky a tu salud. Pero, lo más importante, la paz es saber que hubo un día en que la felicidad tenía las letras de tu nombre y no había nadie en este mundo que te hacía sonreír mejor que yo.