Imprescindibles Deleste: Delorean, bendita excepción

delorean

Nadie puede poner en duda que el panorama musical estatal ha cambiado. Lejos quedan aquellos años en los que había una marcada línea entre un mundo y otro. Por un lado, el mundo de las cadenas de radio generalistas, los grandes sellos discográficos, y los pocos artistas afortunados. Por el otro, el de los grupos pequeños, los sellos independientes y aquellos festivales como el FIB, el Primavera o el extinto Summercase. Esto ha cambiado. Festivales por doquier, grupos pequeños que buscan fichar por multinacionales y pesos pesados como Love of Lesbian o Vetusta Morla sonando en las cadenas de radio que durante años renegaron de este sector. Una situación inimaginable hace unos años. Una situación, que si bien está aportando muchas cosas positivas, también ha empezado a crear unas directrices a la hora de triunfar en el sector.

Esto es algo propio de este nueva industria musical que se ha creado, y que se fundamenta principalmente en el pilar que lo sustenta: los festivales. Así, al igual que otras industrias como la televisión o el cine, se premia y busca lo que se creen valores seguros. Grupos, estilos y sonidos concretos, considerados friendly para el gran público, confiando que sean capaces de vender los máximos abonos posibles. De esta forma se ha llegado a la paradoja que vivimos actualmente, en el que en un sector presumible de considerarse independiente o alternativo al gran público, ha acabado por ser devorada por los intereses y gustos del gran público. El resultado lo conocemos todos: carteles de festivales repetitivos y nuevas bandas que copian a las vacas sagradas del mundillo. Y lo que es peor, una hornada de grupos realmente nueva e interesante que empieza a verse huérfana del mundo que le corresponde.

Al menos podemos decir que, en esta tesitura, podemos respirar al contar con excepciones. Tanto en festivales como en sellos, y sobre todo en grupos. Y uno de los ejemplos más claros de estas excepciones la encontramos en el último disco de Delorean: ‘Muzik‘. El séptimo disco de la banda de Zarautz, se presenta como una referencia que nada a contracorriente. Lejos de los estilos y las fórmulas que imperan hoy en día, este álbum se presenta como un oasis en el desierto. Un oasis minimalista y elegante, pero sobre todo refrescante. Un disco con el que detenerse de la vorágine, y tomarte un momento con el que ver con perspectiva lo que significa. Un álbum autoeditado, cocinado a fuego lento tras tres años después de aquél experimental ‘Apar‘, y que denota una forma de trabajar que va al margen de lo establecido.

El cambio en ‘Muzik‘ es más que evidente. Atrás queda aquél pop electrónico de ambientes recargados y con clara intención bailable. Un estilo que se condensó en el genial y barroco ‘Subiza‘, aunque sigue siendo el rompepistas Deli’ (un clásico para la posteridad) su mayor exponente. Un momento en el que la banda consiguió ser lo que pretendían: ser una de las bandas más esperadas a altas horas de la noche. El paso de ‘Apar‘ es considerado por el mismo grupo como una búsqueda de nuevas formas donde experimentar un estilo claro y definido que defienden los donostiarras. Tres años después presentan ‘Muzik‘. Una propuesta más reflexionada y trabajada, donde se nota el espíritu tranquilo que supone trabajar al margen de timmings y exigencias de grandes compañías. Un disco minimalista y limpio, en el que las geniales melodías, la voz y el carcaterístico beat, suponen un paso hacia la música de club más que de festival. Un movimiento atrevido e interesante, cuya muestra más característica la encontramos en la canción que da nombre al disco. ‘Muzik‘ es un genial resumen en casi 5 minutos de lo que supone este nuevo disco, y la nueva propuesta musical de Delorean. Es por ello que no debe sorprendernos la participación de Pional, una de las grandes referencias de la escena electrónica, en esta canción.

Delorean presentará este nuevo disco en la quinta edición del Deleste. Un festival con muchos paralelismos con la banda vasca, trabajando siempre al margen de lo establecido. Huyendo de los grandes grupos mediáticos, el festival por excelencia de la capital valenciana, trae una nueva propuesta que mezcla la apuesta por bandas de emergentes, con nombres destacados por su calidad o de culto, además de presentar propuestas locales más que destacables.

Delorean encabeza un cartel que incluye también los nombres de Xoel López, Quique Gonzalez, Novedades Carminha o Bigott. El 4 y 5 de noviembre en La Rambleta de Valencia.

Otros imprescindibles:

El viaje de ida y vuelta de Xoel López