Los discos más vendidos de la historia de España

Siempre tuve la teoría de que en todos los hogares españoles hay un común denominador que, lleno de polvo, reluce en las estanterías y armarios patrios: el ‘Más’ de Alejandro Sanz, el primer disco de Estopa y una copia pirata de la “maqueta” (porque si en el 2001 no eras de los que sentenciaba que la maqueta era mejor que el primer disco de los Muñoz te quitaban el carnet de adolescente). Haz la prueba algún día y pregunta a tus tíos, a tus ex´s o incluso a tus seres queridos si en casa tienen ambos discos. Te dirán que sí.

Si por algo se distinguieron los años 90 fue por los chandals de táctel, los pantalones de botones, porque a veces desaparecían adolescentes y por la transición de cinta a cd (y por extensión de walk-man a disc-man). Era una época pre-internet donde lo más pirata que conocíamos era grabarte canciones de Los 40 Principales en un cassete virgen y la impostada voz de Tony Aguilar colándose entre los estribillos. Las púberes de la época hacían colas en el Pryca (precuela del Carrefour) cuando sus ídolos sacaban discos para comprarlos e ir corriendo a casa a escucharlo. Pero no era solo una cuestión “teen” con cada lanzamiento de Enrique IglesiasTake That BackStreet Boys. Los padres, madres, abuelas y abuelos también tenían la bonita costumbre de comprar música original. Luis Miguel, Rosana (¡Rosana!) o el novio de todas las madres del país, Miguel Bosé, vendían decenas de miles de discos sin titubear.

Tras venir de una década de los 80 en la que MecanoHéroes del Silencio y El último de la fila arrasaron en ventas (que no os engañen con tanto reportaje sobre los grupos de La Movida más propensos a vender otras sustancias), los 90 se dividieron en un extraño compendio de bandas one-hit-wonderboy bandsgirls bands (¿?), solistas, solistas melosos, cantautores y Boom Boom Chip. Fueron años de vino y rosas para la SGAE donde los tabiques discos de platino lucían mucho y muy fuerte. Y es por todo esto por lo cual el ranking de discos más vendidos en la historia de España es un gran monstruo de mil cabezas que, como veréis ahora, no hay por donde cogerlo.

La oreja de Amaia

1. Alejandro Sanz – Más
Lo dicho al inicio. Dime una sola vivienda familiar que a finales de los 90 no tuviera ese disco. El artista anteriormente conocido como Alejandro Magno alcanzó el clímax comercial con diez canciones cuyo común denominador es que todas tienen la misma melodía de piano. ¿O acaso tú sabes diferenciar entre “Y, ¿si fuera ella?”, “Amiga mía” o “La margarita dijo no”?
Récord absoluto de la historia de España con más de dos millones de discos vendidos. Ahora el señor Sanz necesita ir de jurado a talent-shows para poder rascar algo.

2. Alejandro Sanz – El alma al aire
Lo mismo, pero menos fuerte. Fue el siguiente disco a ‘Más’ y el efecto arrastre le aportó 1.300.000 copias vendidas, lejos de los 2.200.000 de su antecesor. Aún así, le dio para ser el segundo LP más vendido de la historia de España y un par de casas más en Miami. Que él es muy español, cojones.

3. David Bisbal – Corazón latino
La década de los 2000 sólo nos trajo tragedias, chapapotes y ‘Operación Triunfo’. El programa que junto a la piratería cambió el paradigma de la música en España. Y de ahí salió su “namber guan”. El ricitos. El de los bailes oligrofénicos. Más de un millón de copias se cascó Bisbal mientras dejaba a Chenoa compuesta y en chándal.

4. Operación Triunfo – Álbum
Lo dicho. El caos. Joker. La hecatombe. El holocausto. Nadie predijo este monstruo de Frankestein que iba a revolucionar el país, las ventas, las hormonas de los adolescentes y las úlceras de decenas de músicos rabiosos e incrédulos porque se quedaban marginados de todo escaparate mediático ante el empuje de los “triunfitos”. No recuerdo en qué se basaba este disco, pero imagino que serían las “mejores” interpretaciones de las galas. Más de un millón de copias vendidas. ¿Te rieh?

5. Mecano – Descanso dominical
Ecos de los 80. El grupo más comercial y vendedor de la década de la heroína. Todos sus discos se encuentran entre los más vendidos de la historia de España, siendo este ‘Descanso dominical’ el que se llevó la palma. Hasta la llegada de Alejandro Sanz (1996), tuvo el honor de ser desde 1988 el más vendido EVER. Luego en solitario no les fue tan mal. No, en serio.

6. Julio Iglesias – Raíces
No os engañéis. Julio Iglesias además de vuestro padre es el artista español y latino con más discos vendidos de la historia. También es verdad que más exitoso en el resto del mundo que en España, país más propenso a darle hijos.

7. Laura Pausini – Laura Pausini
Antes de romper en la maravillosa #locadelcoño que disfrutamos en ‘La Voz’, una post-adolescente Laura Pausini vino desde Italia para cantarnos “me parece que estás aquí, entre inglés y matemáticas”. Más de un millón de copias vendidas y un remix dance noventero que, OJO.

8. Rosana – Lunas rotas
Boom. Esto no te lo esperabas ¿eh? España siempre fue un lugar donde los discos debut se vendían bien y esta chica canaria de tez morena sobre la arena se marcó un millón de discos vendidos con aquello del “talismán de tu piel me dice” en este disco dedicado a Carglass. Luego le cantó “a fuego lento tu mirada” y…no sé, ¿qué estará haciendo ahora Rosana?

9. Estopa – Estopa
La traca. El disco de mi adolescencia y de tu infancia. Desde la Seat. Desde Cornellá. Desde el bar La Española de sus padres. Desde la comisaria. Desde el exilio en el lavabo. Da igual si en 1999 tenías 10 o 18 años. Caíste rendido ante el embrujo de David y José Muñoz. Todos quisimos ser sus amigos e irnos de cañas con ellos. Un disco debut (one more time) con tintes tarantianos, rumba, Seats Panda, calorros, dejes por Sabina o Robe en las letras y a “el del medio de los Chichos” aparecido en los sueños. Un clásico.

10. La oreja de Van Gogh – El viaje de Copperpot
Antes de que
a Amaia Montero se le fuera la pinza y entrara en su espiral de “cuanto más adelgace más diva soy”, estos chavales de Donosti aparecieron en una especie de tierra de nadie entre lo comercial y lo indie donde giraban con Piratas, se codeaban con sus paisanos Mikel Erentxun y Diego Vasallo y editaron un par de primeros discos simpaticones dentro de lo comercial que sonaba. Vamos, reconócelo, a veces los escuchas en sesión privada.