Diez años sin Friends

Friends10¿Quién nos iba a decir a nosotros que cuando los Rembrants cantaban el I’ll be there for you iba a ser de verdad? Sí, diez años después sigue sonando fuerte. Y aunque es innegable que adoramos a todos los personajes y sus gags, también es verdad que programadores (pesadísimos de televisión) y cadenas repetitivas (que creen que las series americanas se reducen a ‘Friend’s y ‘Sexo en Nueva York’), no nos han dejado tomarnos el descanso merecido. ¿Pero quién soy yo para amargar esta dulce fecha y no festejarla como es debido?

Diez años sin Ross, Phoebe, Rachel, Joey, Mónica yChandler. Diez años desde que se cerrara la puerta de ese apartamento en que habías pasado tantas tardes. De muchas lágrimas. Del fin de una época. De ese día en que te diste cuenta que empezabas a ser mayor. Y cada vez más, porque en Septiembre se cumplirán veinte años de la emisión del primer capítulo. Ahí lo dejo caer.

No me creo que seas capaz de decantarte solo por uno de ellos, (excepto si es Joey, en cuyo caso te perdono) porque hasta Mónica molaba en sus capítulos de gorda con sus desventuras con los hombres (ni Schmidt en ‘New Girl’ ha logrado superar los chistes sobre ese tema, y sus prótesis no hacen ni la mitad de gracia). Todos tenían su aquel. En la actualidad también hay series que no tienen un personaje como eje central y en las que la coralidad es bien patente. ¿A qué tampoco tienes un favorito en ‘The Big bang theory’? Oh, wait.. Bueno, están ‘Modern family’ y ‘Community’ que nos hacen mantener viva la esperanza. Y estuvo’The Office’. Seamos justos y no nos dejemos cegar por la nostalgia.

Por que pese a las repeticiones de las repeticiones de las repeticiones (EL BUCLE) que te han llevado a saberte diálogos íntegros de memoria (e incluso parodiar momentos) y los años y sus series competidoras-imitadoras, “Friends” ha sabido envejecer. Gracias a la cotidianeidad y ese aura de normalidad (?) que rodeaba muchas de las situaciones de los personajes, que te hacían sentirte identificado con todos en algún momento de tu vida (¿Quién no ha tenido un mono o un pato o se ha pasado al broncearse por no saber contar bien los mississippis?). Por lo entrañable de muchos de sus momentos, por la genialidad de un guión que no conseguía decaer ni en sus tramas más absurdas y que no ha vuelto a verse en la televisión en mucho tiempo. Y mira que se ha intentado. Pero no. La chispa, la química del reparto, el equilibrio entre los personajes y unos gags tan bien repartidos. Algo único en su tiempo. A la cuarta repetición deCómo conocí a vuestra madre tiras el televisor por la ventana y con Friends te sigues enganchando como un condenado. Como a las primeras temporadas de Los Simpson. Esto es así. Admítelo.

Y es que si me pongo a pensar en cosas negativas de Friends no se me ocurre ni una sola y mi espíritu de troll se retuerce. Quizá el momento Joey-Rachel que nos hizo sufrir como perras (no, porque el lado sensible de Matt LeBlanc le daba puntos), las millones de bodas de Ross o el “Smelly cat” de Phoebe. Tampoco.  ¿Qué Phoebe no acabe con Joey? Imposible, Paul Rudd mola demasiado. Vamos, que no soy capaz de criticar Friends. Y además por muchas razones:

1.Por los cameos y esa expresión de sorpresa y alegría que ponías cada vez que aparecía alguno que te gustaba.(De Bruce Willis a Hugh Laurie o Brad Pitt pasando por el Dean Pelton de Community, Ben Stiller, Michael Vartan y Sacha Baron Cohen)

2 Por sus momentazos inolvidables: todos y cada uno de ellos. (El capítulo de la prima de Ross y Mónica, en el que a Mónica le pica una medusa en la pierna, la boda de Phoebe, Las Vegas, el final…)

3. Por habernos regalado a Joey Tribbiani, probablemente uno de los mejores personajes cómicos de todos los tiempos.

4. Por las caras de David Schwimmer, patrimonio de la humanidad. Esas no se pueden explicar, hay que verlas.

5. Por el  “¡¡Nos estábamos tomando un descanso!!!” y el “Joey no comparte su comida” , gloriosos y recurrentes gags que con los años no han perdido ni un ápice.

6. Por Marcel, el mono de Ross,que ha inspirado incluso a los monos de Amy Farrah Fowler en The Big Bang Theory, por el pollo y el pato de Joey y Chandler.

7. Por diez años de humor, comedia y calidad.

Aunque la verdad, si hubo una cosa que no me gustó de “Friends”. Y fue precisamente que se terminara. Después de tantos años, de tantos momentos, de tantas sobremesas en el Plus,tenías ganas de mucho más. De que se quedaran contigo,  de que evitaran que Matthew Perry se volviera rosa y nos bombardeara con comedias avocadas al fracaso, de que Matt Leblanc se abandonara a la comida, de que David Schwimmer desapareciera sin dejar casi rastro o que Jennifer Aniston se convirtiera en la reina de las comedias ñoñas.Pero aún así, ójala que no vuelvan nunca. Que no quieran estirar el chicle de un éxito genial con un producto mediocre (ya tuvimos bastante con Joey). Tuvieron su digno y bonito final. Mejor así, no creo que saliera bien. Además, que ya tenemos Paramount Comedy y a Matthew Perry intentándolo una y otra vez.

Por todo esto y más; porque aún sigan formando parte de nuestras vidas como unos amigos más a los que recuerdas con cariño, tenemos que darles las gracias. Friends es ya historia de la televisión y nosotros hemos tenido la suerte de vivirla. También por no haber hecho una película a lo Spice Girls, claro. Feliz aniversario y felicidades por ese humor que no se hace viejo con los años, que perdura y casi va a mejor.

Gracias por vuestros chistes eternos. Por el Unagi.

Nos seguimos viendo por el Central Perk.