Cosas que no deberías decirle a alguien que no bebe alcohol

Imaginemos una situación cualquiera: una noche cualquiera después de un concierto, donde las personas se hace amigas en una media de cuatro minutos y medio, en un bar cualquiera, con mis amigos y más gente cualquiera. Viene el camarero a tomar nota, alguien cuenta que somos siete personas y pide siete cañas. Qué bien, ¿no? Qué de ciencias, ahí, contando. Pues no. Le digo al camarero que a mí me traiga una botella de agua y BOOM, explotan cerebros. Una de mis amigas, a la que tengo contratada ya como biógrafa oficial, aclara: “no, es que no bebe”.

– Ah, ¿eres abstemia?
– No, virgo.

Y por si no fuera suficiente tener que soportar una palabra tan fea y tan de nombre de secta como es “abstemia”, así, de repente, me toca contestar a un millón de preguntas estúpidas sobre las razones de por qué no y fingir que escucho con atención otro millón de afirmaciones estúpidas sobre lo mucho que me estoy perdiendo por no beberme esa caña. A la primera pregunta ya he respondido la verdad, la aburrida verdad: no me gusta. Ya está. No hay más misterio. No me gusta el alcohol, no me gusta el café, no me gusta el té y no me gusta la coca-cola. Yo es que soy más de comer. Qué le voy a hacer, espero que me perdonéis. A la gente que dice “eso lleva demasiado queso” no la juzgáis tanto y no sé yo qué es peor, eh.

Os sorprenderá, pero no se nos nota hasta el momento en el que hay que poner dinero para un botellón (hola gente joven y universitaria), y no sabéis cuándo y dónde os vais a encontrar a una persona que no bebe alcohol, así que os voy a dar unas pautas de comportamiento social, una lista de cosas que no debéis decirle si no queréis que os acaben arrancando la cabecita.

1- ¿Cómo que no bebes?

¿Estás bien? ¿Enfadado por algo, quizás?

2- ¿Pero no bebes nada?

No.

3- ¿Pero nada de nada?

Oh, disculpa, que no entiendes mi idioma.

4- ¿Entonces eres de esas personas que sale por la noche y se pide un refresco? Jaja. Qué rara eres.

Madre mía, estoy abrumada por tu capacidad de comprensión. Sigue deleitándome con ese cerebrito, por favor.

5- Pero una caña sí, ¿no?

¿Estamos hablando de una caña de chocolate?

6- No bebes porque estás tomando medicamentos, ¿verdad?

Vale, me has pillado. Llevo un colocón de Dalsy que he preferido no mezclar.

7- ¿Pero porque te pillaste una vez un pedo gordísimo de esos de coma etílico y decidiste no beber más?

Ojalá ser el personaje de serie juvenil que crees que soy, pero siento decepcionarte.

8- No me puedo creer que nunca te hayas emborrachado.

Y yo no me puedo creer que no me haya dormido ya de lo mucho que me estás aburriendo. Qué fuerte la vida, eh.

9- Va, que te invito a un chupito.

No, invítame mejor a una hamburguesa de un euro.

10- Va, que te invito a una copa.

No, invítame mejor a ocho hamburguesas de un euro.

11- Pues acompañar la comida con una copita de vino es súper bueno.

¿Sabes con qué puedes acompañar la comida y es aún mejor? CON MÁS COMIDA.

12- No me muero sin verte borracha.

No te mueres, y ya somos dos personas que no vemos cumplidos nuestros deseos.

13- Si bebieses te soltarías más y conocerías más gente.

Mira, QUÉ PEREZA.

14- Pero si no bebes, ¿para qué sales de fiesta?

15- Pero si no bebes, ¿para qué vas a festivales?

16- Si no bebes no te lo pasas bien.

17- Si no bebes supongo que tampoco te drogas, ¿no?

Hombre, eso sí. No salgo de casa sin desayunar y sin mi rayita de farlopa.

18- Yo no podría ser como tú y no beber estando rodeado de gente que sí bebe, porque no disfrutas lo mismo y estás rodeada de borrachos y anda, bebe un trago, ya verás cómo te animas.

Perdona, ¿quién eres?