Bromance: más que amigos

Le pese a quien le pese, se puede medir la amistad. Está la gente que te suena la cara, personas de “hola y adiós“, conocidos, colegas, amigos… Con cada nuevo paso en el que el nivel de amistad aumenta, es normal que cada vez haya menos personas. Así que, si filtraras aumentando el nivel de amistad hasta que quede una (o dos) personas, ¿cómo catalogarías ese nivel de amistad? Tranquilos, ya tiene un nombre: bienvenidos al bromance.

La palabra es un acrónimo en inglés, que une Bro (de brother) y Romance, pudiendo ser el mejor juego de palabras de la historia. Bromance es una relación que va más allá entre dos amigos, masculinos en este caso, siempre dentro de la amistad. Se trata de estirar la amistad en todos los sentidos. Hablar a todas horas, interesarse el uno por el otro, las bromas propias, tener un trato más cercano, no evitar el contacto físico… Hacer todo aquello que harías con tu pareja, pero sin desearse. Lo cual en muchas ocasiones facilita las cosas.

Y es que precisamente este es uno de los puntos fuertes.  Y es al quitar la atracción sexual de la ecuación es cuando el bromance toma sentido. Cuando tienes una confianza que poco puede diferenciarse en una relación amorosa, pero evitando muchos de los problemas que se suceden en ellas. Así se consigue un nivel de complicidad que llega a descolocar a la gente. Y puede desesperar a las parejas de los que tienen un bromance.

Seguro que conoces numerosos casos famosos. Hay algunos paradigmáticos, como el de J. D. y Turk, la pareja de amigos inseparables de la serie ‘Scrubs‘. Quizá no fueron los primeros, pero sí los que dieron una definición clara de los que es un bromance. Como Joey y Chaendler, de ‘Friends‘, probablemente el bromance más famoso de la historia. Hay miles de momentos donde puede verse entre ellos dos, aunque quizá el más definitorio sea cuando tras una disputa, Joey se muda a otro piso. El momento mirando a través de la ventana mientras llueve de Chaendler y el de Joey mirando el cristal falso con el agua cayendo, es posiblemente de unos momentos cúlmenes del bromance en la televisión. Como el capítulo en el que Ted y Barney de ‘Cómo conocí a vuestra madre‘ planifican sus vidas con un bebé incluido. ¿Qué son si no Seth Ryan en ‘The OC’ o Raj Howard en ‘The Big Bang Theory‘. No sólo de jóvenes es el bromance. Hola House y Wilson. ¿Y Epi y Blas? Quién sabe.

Hay casos también muy claros en la vida real. Que se lo digan a James Franco y Seth Rogen, tanto en sus películas, como en la vida real, redes sociales… Dónde sea. Momento para la posteridad la revisión que hicieron del videoclip de de Kanye West, ‘Bound 2‘, donde parodian al rapero y su mujer, Kim Kardashian. Y qué hay de Alex Turner y Miles Kane, que del roce surgió The Last Shadow Puppets. Cualquiera que los haya visto en los escenarios, o en entrevistas, o videoclips, o fotos, o wahtever sabrá de lo que hablo. ¿Y Matt Damon y Ben Afleck? Un bromance que ya dura años. Como el de Ben Stiller y Owen Wilson, Jonah Hill y Channing Tatum, Tom Felton y Rupert Grint, Brad Pitt y George Clooney… En nuestro país no nos quedamos atrás. ¿Qué si no hay entre Daniel Sánchez Arévalo y Quim Gutierrez? O el bromance millenial por excelencia: elRubius y Mangel.

Pokemon and chill

Una publicación compartida de el rubius WTF (@elrubiuswtf) el

Y para vosotras ??: